Ciudadoriental.org

  • Buscar

Opinión sobre la ley de Partidos Políticos III

E-mail Imprimir PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Por Luis Henríquez
El proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas en la República Dominicana  está compuesto  por  9  títulos que recogen 77 artículos, los cuales están antecedidos de varios principios en los que se fundamenta   este importante Proyecto.


Principios   que de aplicarse en la conducción y dirección de los partidos políticos y los militantes lo asumimos como un código de ética, estaríamos ante un Estado vanguardista en materia de ejercicio político y  esto conllevaría a una mejoría   en la percepción de la sociedad sobre los dirigentes políticos.

En nuestra  opinión, este  instrumento legal deberá,  luego de ser  aprobado por las cámaras legislativas, tendrá que asumirse con responsabilidad en su aplicación por la clase política del país, en especial por los dirigentes de los principales  partidos políticos del sistema.

En correspondencia con esa apreciación,  citamos  parte de la  justificación en que se base el Proyecto:  “Que es necesario crear un marco legal que garantice y afiance la democracia interna en los partidos y agrupaciones políticas, así como el fortalecimiento de los liderazgos políticos locales y nacionales al interior de una democracia de ciudadanía que importantice la formación de talentos y la capacitación de los cuadros políticos y de líderes con reglas claras y principios éticos, capaces de promover y ejercitar la transparencia en el ejercicio político y de representar con amplitud las diversas opciones ideológicas y la pluralidad de sectores de la vida nacional.”

Estamos seguros que,  si el lector se descuida  un poco en su lectura,  pensará que ha leído un poema de algún gran  poeta. Pero no, es uno de los objetivos básicos  que se propone alcanzar la  Ley de Partidos que, desde hace años, se halla en  curso en el Congreso Nacional. 

Esta necesaria pieza legislativa contiene textos como el anteriormente presentado,  con los que nos identificamos plenamente, por lo que desde estas líneas nos nace el interés de hacer un llamado a la sociedad política en de nuestro país, en particular  aquéllos que aspiran a una verdadera transformación de la sociedad dominicana por medio a la dignificación de la política, con la inserción de valores y principios para  los que la ejercemos,  en el entendido de que  de nada vale el quehacer de la  política, sin los políticos estar consagrados y comprometidos con los anhelos de esperanza de los desesperados, que carecen de bienestar  por estar excluidos de los beneficios de la sociedad y, por lo tanto,  convertirse en auténticos representantes y voceros de los que claman por una sociedad más justa.

 

DEBAJO, LOS ARTICULOS ANTERIORES I Y II, DEL MISMO AUTOR
ORIGEN DE LOS PARTIDOS POLITICOS I
Por Luis Henríquez
Los partidos políticos son las organizaciones de la sociedad que agrupan  determinados sectores que coinciden en  las ideas políticas y sociales de cómo conducir el Estado de su país,  desde las posiciones de los estamentos instituidos por las sociedades en su constitución, y donde la administración del Estado debe llevar a cabo las políticas económicas y sociales para satisfacer las principales  necesidades de las grandes mayorías y contribuir con su desarrollo y progreso.

La aparición de los partidos políticos data del siglo XIX cuando, en el seno del parlamento de Inglaterra se presentaban dos facciones,  una conservadora y otra liberal, que antagonizaban en sus posiciones políticas.  A partir de ahí se registran las primeras posiciones de grupos que coinciden en ideas y propósitos políticos, lo cual dio paso al nacimiento de partidos políticos en el mundo, que  se fue consolidando, a finales del siglo XIX, con la formación de los partidos políticos de masas.

Las demandas sociales por la garantía de derechos políticos que reivindicaban grupos sociales, sindicatos, prensa y religiones, y ya más adelante el desarrollo de la industrialización de los procesos, creó una diferencia de distintas capas sociales,  que estimularon la creación de  agrupaciones políticas de ideas más conservadoras. A esto se le adicionó el crecimiento de la tecnología de la comunicación, que creó la plataforma para que los partidos pudieran dirigir sus mensajes a público que,  necesariamente,   no tendrían que movilizar.

Ya para la presente época, en que las sociedades están más informadas sobre el desarrollo social y económico y las luchas en la búsqueda de soluciones a los problemas de género, educación, salud, medioambiente, que  frente a la pérdida ideológica de los partidos políticos, presenta una coyuntura desfavorable para que los actores políticos puedan articular acciones que satisfagan las expectativas de la sociedad, que cada vez está más empoderada de los temas de agenda política del país, y dispuesto a reclamar el respeto a la Constitución, leyes y normas, para que se actué en el marco de la justicia, equidad y transparencia al  sistema de partidos políticos, aún joven en la Republica Dominicana.

Esto es así porque su historia en nuestro país es reciente ya que en el siglo XIX no existían. Para esa época el espectro político era dominado por caudillos que agrupaban intereses en su alrededor para alternarse en el poder varias veces, de forma antidemocrática y por el uso de la fuerza.  Nos referimos a los que sucedieron a las muertes de Ulisex Heureaux (Lilís), los presidentes Horacio Vázquez, Juan Isidro Jiménez, Federico Velásquez, recordando que durante la ocupación norteamericana los Horacistas, Jimenistas, y Velazquistas adoptaron formas y  nombres de partidos políticos.

La vida política en la época de la dictadura de Trujillo, era nula, permitiéndose únicamente la participación del Partido Dominicano, sostén político y social del régimen trujillista.
Para la esta etapa de la historia política de nuestro país, se fundaron el  Partido Revolucionario Dominicano (PRD),  Vanguardia Revolucionaria Dominicana (VRD) y el Partido Nacional (PN) en el exterior por dominicanos exiliados políticamente.

El Partido Reformista fue fundado luego del ajusticiamiento del tirano Rafael Leónidas Trujillo, en el año 1963, ya para ese entonces el profesor Juan Bosch, había gobernado el país, desde el 27 de febrero hasta el 25 de septiembre del año 1963.

A partir de las elecciones democráticas del 1962 hasta la  fecha se han celebrado en el país más de veinte procesos electorales que, sin lugar a dudas, ha venido fortaleciendo el sistema democrático en la Republica Dominicana, la  alternabilidad  en los poderes políticos por parte de los tres partidos mayoritarios (PRSC, PRD y PLD)   la participación de diferentes líderes y dirigentes  políticos,  creados en esta fase de la vida política dominicana.

La libertad de expresión, la integración de la sociedad en los procesos electorales, el avance y variedad de la comunicación, entre otras grandes conquistas, vitales para el desarrollo político y social que exhibe la democracia dominicana, lo cual tiende a  fortalecerse, con la aprobación de una Ley de Partidos Políticos que facilite el fortalecimiento y desarrollo institucional de los partidos políticos y a la formación en valores y principios de los militantes de los partidos, para que sean convertidos en servidores públicos capaces de sintonizar con el pueblo, llevar la confianza y la seguridad de un futuro inmediato más promisorio para la República Dominicana.

OPINIÓN SOBRE LA LEY DE PARTIDOS II

Por Luis Henríquez

En nuestro país la legislación electoral vigente es la Ley No. 275.97,  la cual fue aprobada en diciembre del 1997.  Su alcance es limitado al montaje, organización de las elecciones, funcionamiento de la Junta Central Electoral (JCE) y  reconocimiento de los partidos políticos.

Consideramos que esta normativa ya  no se corresponde con el avance de la democracia de nuestro país,  variedad y complejidad de nuestro sistema de partidos, y mucho menos con el sentido generalizado por la sociedad que  aboga por un ejercicio  de la política apegada a valores de transparencia y justicia.

En atención a esa sentida realidad, en el 1999,  se iniciaron los esfuerzos para elaborar  una ley de Partidos Políticos que fortalezca la democracia dominicana, por medio de la institucionalización del sistema de partidos.

Con ese propósito, en junio del 2011, la JCE presentó la primera iniciativa,  el cual contó con el apoyo en su elaboración de diferentes organizaciones de la sociedad civil y ONGs. De otros países. También recibió colaboración del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Este importante  proceso fue coordinado  por la Comisión para la Reforma y Modernización del Estado (CONARE).

Ahora, después de más de 10 años que ese Proyecto se sometió al Congreso Nacional y haberse celebrado 4 elecciones presidenciales y 3 elecciones congresuales y municipales,  que fueron exitosas en su organización y resultados.

Aunque podríamos asegurar que ese éxito no se exhibe en la competencia entre los partidos, sus funcionamientos internos, sus doctrinas, valores, principios, sistemas de financiamientos,  controles en los usos de los fondos otorgados por la JCE, el control de las calles el día de las elecciones, los sistemas de elecciones popular (voto preferencial, alianza y pactos).

Creemos que la aprobación de la Ley de partidos y agrupaciones políticas deberá tomar en cuenta la necesidad de fortalecer e institucionalizar  los controles necesarios a los principales actores del sistema electoral dominicano  en sus acciones políticas.

Esta reforma deberá ser aprobada, sobre todo para mantener  el apoyo que la sociedad dominicana ha manifestado con su participación estos procesos y acudiendo a las urnas de forma cívica y entusiasta, lo que es un compromiso moral de los partidos con representación en el Congreso encontrar un mecanismo que les permita ponerse de acuerdo, a fin de  darle a este pueblo un paso de avance en el ámbito político electoral de la Republica Dominicana.

La situación interna por la que atraviesa la mayoría de los partidos políticos, hace cada vez más necesario esta normativa política, para que le dé mayor  nivel de sustentación social y legal a las decisiones que tendrá que tomar la JCE y el Tribunal Superior Electoral, garantes de los derechos políticos de los ciudadanos y agrupaciones políticas.

En la próxima entrega  presentaremos algunas propuestas para contribuir con el debate en torno al Proyecto de Ley de Partidos y Agrupaciones Políticas, con el interés de que sean ponderadas por nuestros legisladores para enriquecer esta importante pieza legislativa, que tanto espera la sociedad dominicana  para seguir avanzando en la  institucionalidad que necesitamos del sistema de partidos políticos, lo cual se reflejará en forma positiva en todo el sistema democrático de la República Dominicana.

29 de julio del 2013.

 

Opinión sobre la ley de Partidos Políticos III
 

Publicidad

PUBLICIDAD

VIDEOS DE ACTUALIDAD

AddThis Social Bookmark Button
Clic aquí para oir la radio en tu móvil CLIC en el logo para Android

CHATEA CON ROBERT VARGAS Y SUS AMIGOS

Adan Bodden

VER DEBAJO OTROS SITIOS QUE QUIZAS PODRIAN INTERESARTE

TARIFAS BANNERS


Tarifas publicitaria en Ciudad Oriental

CLASIFICADOS

Clasificados gratis

NOS VISITAN DESDE

CONECTADOS AHORA

Tenemos 7263 invitados conectado(s)

google sira bulucu google sira bulucu ukash ukash google sira bulucu google sira bulucu seo emeklilik kanunlar sira bulucu ukash ukash ukash haber